~Love is passion, obsession, someone you can't live without.~
Meet Joe Black,William Parrish

martes, 9 de marzo de 2010

Golden

Abbey's POV

Una luz parecia provenir desde una esquina de mi cuarto. Sin ventanas abiertas. En el medio de al noche. Pero en definitiva no cualquier luz. Se movia de izquierda a derecha. Y poco apoco parecia acercarse.
Una extraña sensacion recorrio cada cabello y celula de mi mi cuerpo. Pero no era miedo.
Era algo mas. Algo bueno. Algo calmante; derrepente casi sentia la necesidad de reir. Miro fijamente a la ezquina de mi cuarto y noto... no es precisamente una luz. Es como una esfera con alto voltaje. Sus destellos dorados y blancos eran adictivos.
No podia dejar de ver.
Mi mente no funciona bien. Nisiquiera me estoy preguntando que hace aqui. Solo miro. La sensacion de tranquilidad me inunda y me toma por completo. Lentamente y sin poder detenerme, tan solo parpadeo y enseguida estoy dormida.

Me levanto poco a poco. Inmensamente relajada. Siento que dormi dias. Miro el reloj y tan solo son las 10am. Inmediatamente recuerdo la noche pasada. Giro ferozmente hacia el rincon de mi cuarto...casi me daño el cuello.
No estoy segura si relajarme al no ver nada. Aquella luz no me asusto. Pero que demonios hacia aqui? Que era?
Un torrente de energia parece circular por todo mi cuerpo... me levanto energicamente.
Las heridas de hace unos dias parecen nunca haber ocurrido. Han sido solo dos dias desde que fui informada de que me quedaria en este pueblo de aburrimiento de muerte... por siempre.
Tantas cosas han pasado...

Voy hacia al closet, lo abro, suspiro y lo vuelbo a cerrar. Quiero hacer algo, ir a algun lugar o simplemente moverme.. pero no quiero hablar con nadie... al menos nadie que conosca...
No quiero tener que contar lo sucedido. Camino hacia mi celular.
4 llamadas perdidas.
Ni siquiera me molesto en ver de quien son. Se de sobra de quien son...

Ash..

Mi confidente. Mi hermano. Mi amigo y guardaespaldas. Protector en las fiestas. Y golpeador de pretendientes. Todo enpaquetado en Ash.
El y Remy son los unicos que saben que me iria a Canadá... No quiero tener que contarles mis desgracias tan pronto. Nisiquiera soy capaz de revivir los echos en mi cabeza sin que duela.
Pero se suponia que lo veria hoy. Dariamos una de nuestras muchas salidas de despedida.

Todo eso tiene un sabor agridulce para mi y para Ash. Definitivamente no quiere que me vaya.
Necesita que me quede... tal vez demaciado.
Parecia que fue ayer, aunque fue hace semanas cuando Ash y yo caminabamos por la acera de una calle desconocida de regreso a casa, despues de una fiesta descomunal.
Me miro en el reflejo de la ventana de su carro. Mi cara esta llena de glitter. Mi vestido corto y morado ahora tiene un color verde electro.

-OhhDios! devo parecer señalamiento...- digo ligeramente divertida
-Yo creo que se te ve bien.- dice con media sonrisa

Me mira con sus brillantes ojos verdes. Incluso su cabello negro estaba repleto de glitter.
Fue la fiesta mas grande en semanas. Sus jeans obscuros y rotos tenian montones de papelitos. Enfundado en su camisa favorita de Iron Madden y un chaleco de mesclilla. Sostiene una lata de Monster. Me dirige una mirada de esas que me a mandado por semanas. De nolstalgia, miedo y algo mas... No lo comprendo...

Todos siempre decian que el y yo terminariamos casados. Siempre se nos veia juntos.
Somos objetivo de chismes y rumores. Pero el siempre fue el primero en negar todo...
Solo amigos. Cosa que me rompio el corazón de una forma rara.
Siempre fui buena manteniendome a raya de cualquier sentimiento que me hiciera vulnerable..
No quiero ser mi madre, no quiero necesitar a nadie, y por eso construi mis barreras frente al corazón y frente a mi mente. Despues de conocernos me encontre mirandolo mas de lo que devia, el corazón me latia arduamente cuando me tocaba... y nada me habia asustado mas que eso...
Asi que me mantuve a distancia y construi mis barreras incluso mas altas y fuertes.

Me miro por unos segundos mas y luego subimos a su carro. Platicamos divertidos todo el camino. Remy beso a un completo desconocido, para enterarse despues de que el tipo se pasaba mas tiempo besandose con hombres que con mujeres. Casi vomitaba...
Ash y yo podiamos reir hasta de los dedos de los pies; eso nunca habia figurado como problema.

Armados con Coca y RedBull nos sentamos en el roble enorme de mi casa. Mamá estaba en
una de sus citas. Daban las 3 de la mañana y por alguna razon Ash y yo nos riamos de una ardilla. La señora Hathaway paseaba a su perro y nos miro con el ceño fruncido. Para luego seguir con su paso lento mientras se le mostraba la faja.
Ash no cabia en si de risa. Verlo reir son de las cosas mas disfrutables del dia.
Poco a poco nuestra risa cedio y estabamos casi en completo silencio... En un momento me di cuenta de lo cerca que estabamos. Aunque siempre nos sentamos hombro a hombro ahora la distancia parecia milimetros.

Lo mire y algo en sus ojos me hizo apartar la mirada y mirar fijamente sus Ed Hardy a un lado de mis Converse Chuck Taylor.
Gire mi cabeza para decirle que era tarde...,que tenia que regresar a casa.
Pero era tarde... Me besaba.
Al principio solo deposito un suave beso en mis labios, se aparto un segundo esperando mi reaccion y sin pensarlo, regreso a mi boca. Me quito el aliento y la capacidad de pensar...
Mi mente fue en estado de schock y no parecia capaz de concentrarme en un solo pensamiento.
Pero sus besos sabian dulces en mis labios y me tomaba tiernamente entre mi oreja y mi cuello, apenas asimilaba la opcion de responder el beso y el se aparto...

-Perdon; tengo que irme.- dijo, y para mi sorpresa respiraba agitado.

Lo vi marcharse a grandes sancadas hacia su coche. Mientras la cabeza me daba vueltas...

Todo habia sido masivamente incomodo para nosotros las siguientes semanas. Ni el ni yo lo mencionamos de nuevo. Sabia que el entendia que me hiba; y que no podia amar a nadie si me hiba tan lejos, y que de echo el sabia de ante mano que nunca hiba por alli amando...ni abrazando, ni besando gente, que odio intensamente rosas y peluches, y el sabe que me protejo de todo...asi que no habló al respecto; no habia nada que pudiera hacer.

Pero no podia evitar que la situacion me rompiera el corazón. Ash codiziaba a toda chica bonita, se acostaba y besaba a todas... Pero no de la forma en la que me beso a mi.
Y en parte el era como yo... duro. No dejaba a nadie dentro. Se escondia en sus playerasde Black Sabbath y rebeldias tipicas suyas. Pero era su parte dulce la que me mira; es su yo timido el que se sonroja si lo atrapo mirandome. No le enseñaba esa parte a nadie.

De poco a poco y cuando menos me doy cuenta, ya estoy saliendo de camino a encontrarlo.
Solo e estado en casa de Ash un par de veces. Y no he llagado mas haya que a la sala de estar.Nunca en su cuatro. Supongo que tiene un par de problemas en su casa, todos los maestros chismean sobre lo problematica que debe ser su familia; y en cierta parte tienen razón.

La madre de Ash engaña a su esposo, es descaradamente publica; los vecinos son constantes en sus opiniones y miradas indiscretas, cosa que pone de un humor punzante a Ash.
Muchos de los vecinos le dan la razon a la hermosa Gretchen, por ser una avandonada ama de casa; y otros se la daban a Brad; el pobre hombre no para de trabajar.
Lo que es inegable es la escultural Gretchen; dificil de ignorar, menuda y diminuta, con una larga cabellera negra, palida pero resplandeciente, y con unos misteriosos ojos obscuros.

Me quedo enbobada un momento viendo el gran jardin. En definitiva el dinero de Brad mantenia un gran y frondoso jardin. Probablemente mas favorecedor que su infiel esposa.
Toco el timbre dudosa, y abre un cansado y devil hombre.

-Ohh! Hola pequeña- Brad me saluda con una sonrisa sincera, aunque sus clarisimos ojos verdes no prodrian verse mas agotados.
-Hola Brad- digo con una sonrisa
-Pasa querida, Ash devio haberse quedado dormido.- sueta una pequeña risa contagiosa, pero sus ojos siguen viendose adormilados.
-Gracias Brad-
-Ahh, que bueno que me dejaste de llamar Sr.Royce- dice con un gesto en la nariz que lo hace ver mas joven. La ultima vez que lo llame Sr. Royce tenia unos 8 y me rogo que no lo hiciera.

Brad siempre me trato como a su hija. Siempre quiso una niña; pero dado al frio comportamiento de Gretchen hacia el, solo tuvieron a Ash. Asi que siempre que me ve me saluda afectuosamente.
De pequeña era el quien me llevaba a la escuela junto con Ash. Y colocaba mis moños en mi cabello cuando se caian.

Ash baja en un minuto y estamos fuera inmediatamente. No se despide de nadie y sale apresurado.
Damos vueltas en una plaza cercana mientras le cuento lo sucedido; le cuento tan rapido que apenas me entiende.

-Ohh, suena bastante mal Abbey...- dice mirando a otro lado.
-Lo se..-
-En verdad querias irte.- mira al suelo
-Si..- digo en un tono bajo.

Ahora me quedo. No habria razón para rechazar a Ash. Pero no tengo idea de lo que siento.Me cerre tanto a la opcion que ahora no logro imaginarlo. Cambio rapido de tema, le pregunto que ha estado haciendo y la conversacion se va tribial.

-Sabes... el otro dia estaba jugando con Josh a usar los platos de porcelana de mamá como pelota de beisball con el bat autografiado de A-Rod de mi papá..-
-Y como estuvo??- digo curiosa
-Pues... sonaba mas divertido de lo que fue..- dice con una de sus risas peculiares.

Rio con el. Su precencia siempre me a distraido de mis problemas. Damos vueltas y hablamos sin parar por horas. Pero su cercania y ss silencios me ponen nerviosa. Un extraño sentimiento de deja-vu parece recorrer mi mente. Estamos sentados frente a una vanca de metal y su cercanidad parece demaciada. Y ahy esta... ese* silencio. Ese tan reconocible silencio casi tipico de el. Siempre que va a hacer o decir algo malo esta ese silencio, simpre que a contradecido e irrespetado a maestros y adultos sin restricciones.. a sido despues de un silencio como ese... la ultima vez que me miro... fue de esa forma, esa que tiene reservada para cuando estoy muy cerca.

Se inclina despacio a mi lado. Lo miro muy fijamente a los ojos mientras el parece encontrar algo curioso en mis labios. Cuando un destello dorado o mas bien rubio, parece recorrer de
un extremo de la plaza al otro.
Me levanto y recorro furioza un extremo de la plaza al otro en busca del destello rubio que tanto terror me a causado...

3 comentarios:

Kenia dijo...

Hola''''¡¡¡

tu blog es muy interesanye y genial.

Yo me imagino a cada uno de los personajes y es genial¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

ojala publiques pronto¡¡¡¡

Besos.

ignacia dijo...

oie genial me encanta que es asi todo original buenisimo de otro mundo, pero yo siempre me paso por tu blog y tu no me has dejado ni un comentario que mala por cierto tienes un premio en mi blog para que te paces adios
xoxo♥

Jess D Mcr dijo...

Hey
Scribs
Increible
Y M
Alegra
K T Gust
Mi Blog
Thnks
Bye
PD:
Tu Koment
M Inspira
jajaja
Voy A
Empezar
Con El
Prox Kap